Templo Romano de Córdoba. Mantenimiento, conservación y restauración

Descubierto en 1950 por reglas que decide el azar. Dado a luz entre el siglo I y II para ser foro provincial de la colonia patricia (título que recibió Córdoba durante período romano). Pseudoperíptero, de orden corintio. Con dimensiones de 32 metros de largo por 16 de ancho que daban gusto al culto imperial. Grandeza hexagonal que mira al cielo.

Asistimos a la fase de mantenimiento, conservación y restauración de la mano y palabra de Paloma Ballester, responsable de la línea de Cal de Grupo Puma y gerente de la Fundación de la misma compañía azul.

Obra realizada por el ayuntamiento de Córdoba bajo la dirección de la arquitecta de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Dña. Carmen Chacón. Siendo una actuación  llevada a cabo por la empresa Patrimonio Inteligente.

Hoy, la responsable y restauradora,  Dña. Mercedes Ibáñez, ha comentado con nosotros el día a día de los trabajos realizados, palabras que bien hubiesen gustado oír a Rómulo y Remo.

En Grupo Puma hemos escuchado con amabilidad y gratitud la sintonía de morteros y protección de la coronación de los muros, ya que se han utilizado varios de nuestros productos para ello.

Para la consolidación y recuperación de volúmenes de la arquitectura que pasea las calles de Córdoba,  se han utilizado los morteros de cal hidráulica natural de la gama Morcem®Cal, en concreto Morcem®Cal Base y Morcem®Cal Acabado.

Por otro lado, para la protección de la coronación de muros, se ha utilizado la imprimación hidrofugante Impermor.

En una obra así, es importante tener en cuenta la simbiosis entre materiales. En este caso la naturaleza de los productos empleados es compatible por su composición con su uso sobre soportes históricos, respetando entre otras cualidades, su traspirabilidad. Además, se seleccionaron combinaciones de color natural y arena para que la integración del mortero en los sillares fuese lo mejor posible. Manteniendo la firma de autor original. Inmortalizando y perpetuándola.

A su misma vez, hemos tenido sorpresas, como la falta de contaminación por asentamiento de aves en la coronación de las columnas del templo. Algo en lo que Mercedes Ibañez y su equipo indagó, descubriendo que, por la forma que han tomado las manchas sobre las columnas en dirección helicoidal, posiblemente la corriente de aire sobe las mismas ha impedido el anidaje a pesar de estar las varillas del refuerzo a la vista. Casualidad aviar llena de intención.

Desde Grupo Puma felicitamos por la intervención tanto al Ayuntamiento, a la Gerencia Municipal de Urbanismo y a la empresa Patrimonio Inteligente, que han recuperado parte del patrimonio de la ciudad de Córdoba y lo ha puesto en valor para disfrute de cordobeses y turistas.