Lios BIOIL NATURAL es un aceite natural para el tratamiento de suelos de madera

Lios

Descargar ficha técnica


Información adicional

Características y aplicaciones

Aplicación  espatula de goma, mopa, esponja,rodillo 2,5 mm (negro),
Eventual dilución DILUENTE Lios Solv
Secado superficie 12-24 h (1)
Secado total 15 días (1)
Rendimiento 40-60 m2/L (en funcion de la porosidad de la madera)
Estabilidad de almacenamiento 1 año (2)
Formatos 1 L.
(1): a 20ºC y 65% de H.R.
(2): en contenedores originales cerrados y mantenidos a temperatura entre los +10°C y +25°C.

Modo de empleo

Alisar y estucar el parqué lijando con papel de grano 100/120, sucesivamente pasar el fieltro High Pro para obtener una superficie capaz de absorber uniformemente el aceite. Como alternativa acabar el suelo con papel de grano 150/180.
Extender uniformemente Lios BIOIL Natural trabajando el producto de manera que favorezca la penetración y pasar el monocepillo con fieltro suave
(blanco) para uniformar el suelo y distribuir los eventuales excesos de producto. En el caso de que se deban tratar maderas muy porosas de fibra ancha, repetir todo el ciclo después de 2-4 horas.
La operación de afieltrado de la segunda aplicación deberá efectuarse con un paño absorbente para facilitar la eliminación de los excesos.
Después de 24 horas, aplicar LIOS BALM FISSATIVO, OIL WOOD TRAFFIK, LIOS NATURAL WAX, LIOS HARD WAX BIOIL o LIOS HARD WAX BIOIL 90 según el ciclo elegido (véanse relativas fichas técnicas).
El suelo es transitable después de 24 horas, pero alcanza su máxima resistencia después de 15 días.

Precauciones y recomendaciones

Paños, rodillos, toallas utilizadas para la aplicación (incluso el polvo de lijado), debe ser empapado inmediatamente después de su uso con el fin de evitar el riesgo de autoignición.

Nota

El fabricante garantiza la realidad y veracidad de las especificaciones técnicas contenidas en la presente ficha, basadas en sus conocimientos técnicos y en su práctica profesional. No obstante, las orientaciones aplicativas se realizan en términos generales  y son susceptibles de cambio en función de la situación concreta, correspondiendo por tanto al aplicador la responsabilidad exclusiva sobre la idoneidad y modo de empleo del producto. 

Las reclamaciones deben acompañarse del envase original para permitir la adecuada trazabilidad.