CONSEJOS PRO 4: Cómo ahorrar energía aislando la cubierta

Ventajas e inconvenientes de aislar la cubierta

Por el exterior, ventajas: 

- Si la cubierta presenta algún tipo de deficiencia a mejorar, es la solución más aconsejable. 

- Permite aprovechar la inercia térmica del soporte resistente. 

- Evita fenómenos de condensación. 

- No reduce la altura de la estancia bajo cubierta. 

Por el exterior, inconvenientes: 

- Tener en cuenta el drenaje y los encuentros con elementos de la cubierta. 

- Se necesita el consentimiento de la comunidad de vecinos. 

- En general, suele implicar mayor coste económico. 

Por el interior, ventajas: 

- Si la cubierta está bien conservada suele ser la solución más económica. 

- Evita el levantamiento de la cubrición. 

- Aporta una mejora del aislamiento acústico a ruido aéreo y reducción ruido de impactos. 

Por el interior, inconvenientes: 

- No es adecuada cuando es necesario efectuar otras mejoras en cubierta. 

- Existe riesgo de que se generen condensaciones, lo que requiere colocar una barrera de vapor. 

- Se pierde altura libre de la vivienda. 

 

¿Cómo solucionar la pérdida energética en cubiertas? 

Cada vez que haya que realizar una mejora en la cubierta de un edificio, por ejemplo por razones de filtraciones, debemos plantear a la comunidad la importancia de incluir en la obra medidas de ahorro energético. 

Existen dos alternativas a la hora de incorporar aislamiento en la cubierta: 

- Aislamiento térmico desde el exterior. Es la solución más adecuada cuando la cubierta presenta otro tipo de deficiencias que requieren trabajos de impermeabilización, o reparar otro tipo de lesiones. 

- Aislamiento térmico desde el interior. Esta solución es el recurso a utilizar siempre que no sea necesario realizar trabajos de impermeabilización/reparación de la cubierta y que no sea posible realizar la intervención por el exterior. 

Con todo ello reducimos el consumo energético de la vivienda, logrando mayor confort térmico: nuestro cliente se sentirá en su casa más fresco en verano, más calentito en invierno, y además ahorrará hasta un 17% de la factura energética.

 

¿Qué ahorro se puede obtener? 

Si se coloca aislante térmico por el exterior en la cubierta pueden conseguirse ahorros en el consumo de calefacción y refrigeración entre el 5y el 17%. Esto dependerá de: 

- Espesor del aislante: El ahorro será mayor cuanto mayor sea el espesor del aislante. 

- Calidad del aislante: El ahorro y el confort serán mayores cuanto más calidad presente el aislante instalado.

- Tipo de edificio: La capacidad de ahorro ejecutando mejoras de aislamiento en la cubierta será mayor cuanto menor sea la relación entre fachada y cubierta. Es decir, el ahorro obtenido será mayor en viviendas y edificios de poca altura. 

- Calidad de la ejecución: El ahorro y el confort será mayor cuanto mejor sea la ejecución del trabajo de instalación, evitando puentes térmicos. Por este motivo, el profesional debe saber explicar el valor añadido de su saber hacer.


Aislar la cubierta logra ahorrar en factura energética hasta un: 17%

Los edificios con potencial de mejora energética son el: 80%

El proceso de envejecimiento del parque español de edificios va a implicar la necesidad de acometer mejoras a través de la reparación de daños en cubiertas y fachadas. 

Estas mejoras, además de los criterios tradicionales, van a llevar parejas la introducción de criterios de ahorro energético para poder cumplir con la norma vigente y, además, para que los clientes puedan obtener tanto financiación en condiciones ventajosas, como ayudas directas. 


PROMUEVE: ANDIMAC

CONTENIDOS ELABORADOS A TRAVÉS DEL MATERIAL DE: www.calidadentuvivienda.es

Con esta iniciativa los principales distribuidores y fabricantes queremos que las empresas reformistas, instaladoras, los profesionales de la obra (albañiles, escayolistas, instaladores, etc…) que apuestan por su trabajo, que se sienten orgullosos de su labor, descubran una nueva dimensión de su trabajo, que no es poner ladrillos, instalar griferías o colocar cocinas, sino ayudar a la gente a tener mejores casas y ser más felices en ellas.